Preguntas frecuentes

Se realiza en una sesión de 5 a 7 horas con la técnica FUE, que es la más usada actualmente, según el grado alopécico del paciente.
Al día siguiente del implante se pueden retomar las tareas cotidianas con total normalidad. Sugerimos tomar en cuenta las recomendaciones médicas y evitar el ejercicio físico intenso durante dos semanas aproximadamente.
Los cabellos comenzarán a crecer gradualmente luego del tercer mes.
En Capilea efectuamos esta técnica en hombres y mujeres de todas las edades. Además, en personas que tengan alopecias cicatrizales o quemaduras del cuero cabelludo.
La apreciación del valor está dada por la importancia que le dé a la estética, a diferencia de lo que muchos creen, el tratamiento es accesible a la mayoría de las personas.
El cabello trasplantado se analiza previamente para determinar que no esté afectado por la alopecia androgenética (causa de la calvicie de orden hormonal y hereditaria). El micro implante capilar toma estos cabellos del área donante del propio paciente (zonas laterales y posterior de la cabeza) y lo trasplanta uno a uno a las zonas despobladas. Por eso, el cabello que trasplantamos no tiene predisposición a caerse.
Sí. Las técnicas de microimplante capilar se realizan con el propio cabello del paciente y el resultado es natural e imperceptible. El diseño de como va a lucir se hace conjuntamente con el paciente. El implante capilar con cualquiera de sus técnicas, FUE o FUSS, en manos de los profesionales adecuados, hace que los cabellos implantados gocen de total naturalidad, sin que se note la diferencia entre el implantado y el que no lo fue.
No, en absoluto, ya que utilizamos anestesia local en un proceso ambulatorio. Durante el procedimiento el paciente se mantiene despierto en una posición cómoda y relajada, leyendo, escuchando música o mirando TV.
Con el implante capilar se extraen cabellos de una zona en la que no existe predisposición genética a perderse y se los traslada a otra zona donde ya no hay cabello o se encuentra muy debilitado; esto hace que el cabello crezca con normalidad y se vea totalmente natural.
Si bien la gran mayoría de los implantes capilares se practican en hombres, se realizan con éxito implantes capilares en mujeres que han perdido el cabello por distintas circunstancias. Se debe considerar, que salvo excepciones como cicatrizal o areatas, la alopecia en la mujer es de forma difusa, por lo cual hay que evaluar el beneficio que se puede lograr con cada paciente en forma personalizada.
El cabello implantado solo fue trasladado de una zona a otra por lo cual se puede realizar todo tipo de práctica habitual, teñirlo, usar gel, cortarlo, etcétera.
No, el implante capilar está recomendado para las personas que hayan perdido totalmente su cabello en zonas puntuales o las mismas se encuentran muy debilitadas.
Absolutamente ninguno distinto al resto del cabello. El cabello implantado es tomado de una zona donante sin la predisposición genética a perderse. Se recomienda tratamientos para que no pierda cabello en las áreas no implantadas.